Compartir
Publicidad
 
01/12/2017. Iván Saeta

ARANDA ¿SE MERECE ESTAR EN ASOBAL?

Iván Saeta - Burgosdeporte

Esa es la pregunta que muchos aficionados se hacen a día de hoy. Y es que, tras el doloroso descenso de categoría, las esperanzas que había puestas en el equipo eran muy altas, pero los resultados no acaban de convencer e ilusionar a la grada amarilla.

Vayamos poniéndonos en situación… Era un 27 de Mayo del 2012, el Villa de Aranda disputaba en tierras gallegas la final de la Fase de Ascenso a la Liga ASOBAL. Tras eliminar a Santander en semifinales, los arandinos se mostraban ilusionados ante un histórico ascenso, más de 800 gargantas animaban en la grada de O Gatañal sin parar…pero el partido acabó con un doloroso 27-25 a favor de Cangas.

Remar, remar y seguir remando para morir en la orilla. Pese a la desilusión de perder la final ante el conjunto gallego, el Club se puso a preparar la siguiente temporada en la División de Honor B, cuando de repente, llegó la sorprendente noticia de la triste desaparición de un club histórico, el Portland San Antonio. El Villa de Aranda recibió la invitación para militar en la máxima categoría del balonmano español, pero no era un reto sencillo.

Tras reunir el apoyo de varias empresas e instituciones, el 20 de Julio de 2012 se convocó una Asamblea Extraordinaria de Socios para decidir si se daba este paso tan importante para el Club. El resultado fue un SI rotundo, y el Club comenzó a prepararse para hacer historia. El dinero era el que había, no se podía tirar la casa por la ventana, y se hizo el mejor equipo posible, siempre mirando por el futuro económico del Club.

Han sido 5 temporadas históricas en la Liga ASOBAL, llenas de victorias, derrotas, sorpresas, decepciones, alegrías, enfados, dimisiones, elecciones… Incluso el Club llegó a estar al borde de la desaparición por problemas económicos, algo que ocurrió por intentar soñar con cotas demasiado altas, pagar sueldos desorbitados…pero afortunadamente reinó la calma de nuevo y se consiguió que esta pasión que inunda las calles de Aranda de Duero, no dijese el adiós definitivo.

Es cierto que ahora mismo se vive una etapa de transición, en la que el Club está solucionando poco a poco los problemas económicos que le pusieron al borde de la desaparición. La tristeza es mayor cuando a esto, se le une un doloroso e inesperado descenso a la División de Plata. En la presente temporada, se ha confeccionado una plantilla muy competitiva, con uno de los presupuestos más altos de la categoría, y con un objetivo…Regresar a la liga ASOBAL.

Pero los resultados no están siendo los esperados. El arranque no fue bueno, con un equipo que generaba muchas dudas, con una afición que en ciertos momentos se mostraba enfadada y desilusionada. No podemos negar que el cambio de entrenador, ilusionó de nuevo a la “marea amarilla”, los resultados comenzaron poco a poco a llegar, pero de nuevo el fantasma que a veces sobrevuela el Príncipe de Asturias, volvió a aparecer.

Desgraciadamente se vuelve a escuchar ese “run,run” en la grada, y la gente se pregunta…¿de verdad Aranda se merece estar en ASOBAL? ¿es el verdadero sitio que debiera de ocupar? Muchos jugadores, aficionados rivales, equipos, se han manifestado en muchas ocasiones, afirmando que Aranda merece estar en ASOBAL, por su ilusión, por su afición, por su corta pero intensa historia…pero hay muchas veces que la afición no lo es todo, los cánticos desde la grada no marcan goles, los desplazamientos en masa a ciudades cercanas, no ganan partidos… Pero si es algo que pueda hacer cambiar el estado de ánimo de los jugadores, algo que pueda hacer que los nuestros gladiadores corran cuando están agotados, algo que les de fuerza para remontar partidos que por momentos parecían perdidos…

Afortunadamente, tras el cambio de entrenador la imagen del equipo ha cambiado, o por lo menos es lo que a mí me transmite desde la grada. La intensidad no es la misma, a los jugadores se les ve más motivados, más ilusionados, más felices, la comunión con la grada es sencillamente espectacular, pero…¿es esto suficiente? La dolorosa derrota sufrida ante Santander volvió a encender las alarmas, se volvieron a escuchar gritos muy desagradables hacia una plantilla, hacía un equipo, que gane, empate o pierda, defenderé a muerte siempre que se deje la piel en la pista.

La respuesta a la pregunta la conoceremos en Mayo, queda mucha Liga por delante, muchos puntos en juego, seguramente viviremos muchas alegrías y también desilusiones…pero si algo tengo muy claro, es que equipo y afición, deben permanecer unidos SIEMPRE, deben de caminar juntos, se gane o se pierda. Si a la mínima decepción, la afición comienza a dividirse y a no comulgar con esta plantilla, estamos acabados. Cada cual que actúe en consecuencia, pero que luego no se arrepienta de las decisiones tomadas. Volver a soñar está en nuestra mano, y como se dice muchas veces desde la grada… ¡¡Juntos somos más fuertes!!

Otras Opiniones:

02/11/2017. Paco Peñacoba - Periodista.

QUE NO CUNDA EL PÁNICO

08/10/2017. Julio César Rico - Periodista.

EUFORIA CERO

17/09/2017. Francisco Gutiérrez - Burgosdeporte.

10 euros

10/08/2017. Carolina Méndez - Periodista.

Feliz Año Nuevo


Publicidad  
Opinión

Iván Saeta

Burgosdeporte

ARANDA ¿SE MERECE ESTAR EN ASOBAL?

Publicidad  
Publicidad  
Trofeos
Publicidad  
BD Comenta

Diego Epifanio tras perder en Gran Canaria

Foto destacada
Publicidad